viernes, 25 de mayo de 2012

El cerebro femenino


¿Cómo influye la biología en el comportamiento de las mujeres?

Al igual que ocurre con el cerebro masculino, el cerebro femenino está regido por su química hormonal. Hasta la octava semana de embarazo, el cerebro de los fetos es femenino. A partir de ése momento, en los varones aumenta el nivel de testosterona, lo que provoca un aumento de células en las zonas que gestionan la agresión, al mismo tiempo que se produce una involución de las células situadas en las zonas donde se procesan las emociones y la comunicación.

Las principales hormonas que encontramos modulando el cerebro femenino son las siguientes:

  • Estrógenos: Son las hormonas responsables de las características sexuales femeninas. Estimula el deseo sexual y su descenso afecta al comportamiento emocional de la mujer provocando cambios de humor, irritabilidad e incluso depresión.
  • Progesterona: Hormona con efecto sedante.
  • Dehidroepiandrosterona: Es la prohormona que origina las hormonas sexuales, tanto masculinas como femeninas. En las mujeres inhibe la conducta agresiva y mejora la memoria. 
  • 5-alfa-Dihidrotestosterona: Es una hormona sexual masculina que se da en bajas concentraciones en las mujeres y que influye en el deseo sexual y la agresividad.
  • Oxitocina: Es la neuro-hormona implicada en el parto, la lactancia y la conducta materna. Disminuye el estrés, provoca el deseo sexual y, al igual que ocurre en el hombre, posibilita la vinculación emocional forjando lazos permanentes al cambiar las conexiones de los circuitos cerebrales. Cuando se combina con la progesterona de la mujer, provoca en ella un aumento de la capacidad de comunicación, lo que explica la creencia popular de que las mujeres quieren quedarse charlando tras el coito.
  • Alopregnelonona: En una neuro-hormona derivada de la progesterona que reduce el estrés. Durante el síndrome premenstrual descienden sus niveles, lo que provoca irritabilidad.
  • Cortisol: Es la hormona implicada en las respuestas de estrés y en la adaptación físico- emocional a las situaciones estresantes.
  • Vasopresina: Además de regular otras funciones biológicas, parece ser la responsable de la búsqueda de una única pareja y algunos estudios afirman que la supresión de la vasopresina puede provocar la búsqueda de múltiples parejas.


A lo largo de la vida de las mujeres se producen cambios hormonales en las diferentes etapas que influencian tanto su comportamiento como su humor.

Durante la adolescencia se producen cambios en la química cerebral de la mujer, comenzando a producir gran cantidad de estrógenos y progesterona que influyen a nivel cerebral activando circuitos hasta ése momento inactivos. La causa de la impulsividad y la escasa previsión de las consecuencias que marcan este periodo, se debe a que estos nuevos circuitos todavía son inmaduros en ése momento. Con la aparición de los ciclos menstruales se producen unos niveles altos de estrés cerebral que escapan a su control. Es también en ése momento cuando comienza a producirse una dualidad en el comportamiento femenino, debida a dichos ciclos que la menstruación conlleva y que marcarán variaciones en su comportamiento a lo largo de toda su vida.

Las altas concentraciones de estrógenos y progesterona influyen sobre el hipocampo facilitando los procesos de aprendizaje y afectando a la memoria. Debido a la sensibilidad del hipocampo a los estrógenos, durante la primera parte del ciclo las mujeres alcanzan su mayor rendimiento intelectual mientras que durante la segunda fase, al descender los estrógenos y aumentar la progesterona, se produce todo lo contrario: necesidad de reposo, falta de concentración y menor memoria. Si no se produce un embarazo, disminuyen los niveles hormonales y la menstruación se presentará acompañada de cambios del humor e irritabilidad, debidos entre otros a una disminución de la serotonina. La influencia sobre el hipocampo de las hormonas que regulan el ciclo menstrual, hace que en la etapa fértil de la mujer, su memoria evolutiva influya en las decisiones que toma, dirigiéndose instintivamente a la formación de una familia. Las variaciones en los niveles de estrógenos y progesterona también influyen sobre la amígdala, encargada del procesamiento de las emociones.

En el aspecto sexual, a diferencia de los 3 minutos necesarios en los hombres, las mujeres necesitan entre siete y dieciocho minutos de penetración vaginal para alcanzar el orgasmo, lo que en algunos casos puede dificultar su placer debido a esta descompensación de tiempos necesarios en ambos sexos. Sin embargo, las mujeres tienen mayor facilidad para sentirse satisfechas con las muestras afectuosas, las caricias y los besos que con el acto de penetración sin ningún significado romántico.

Durante el embarazo se produce una reestructuración irreversible del cerebro femenino, disminuyendo su tamaño por una remodelación de sus circuitos. Al acercarse el momento del parto, el cerebro recupera su tamaño o incluso crece por la incorporación de nuevos circuitos relacionados con la maternidad. Tras el parto, la relación con el hijo refuerza dichos circuitos, aumentando el nivel de alerta para reaccionar al llanto y a las necesidades del niño. El contacto madre-hijo estimula la secreción de oxitocina, que favorece al secreción de leche materna.

Unos 10 años antes de la aparición de la menopausia, el cerebro comienza a disminuir su sensibilidad a los estrógenos y a la testosterona, pudiendo provocar una disminución del deseo sexual. Los niveles habituales de hormonas disminuyen y el humor se desequilibra, aunque estos aspectos comportamentales difieren en cada mujer.

Con la llegada de la menopausia, se produce una especie de abstinencia hormonal por la modificación de todos los niveles hormonales que controlan el humor, la memoria y el deseo entre otros. Como compensación, la mujer se siente en ése momento más capacitada y dispuesta para centrarse en sus proyectos y placeres personales. Si las hormonas no se suplementan farmacológicamente,cuando el cerebro se adpata a las diferencias en los niveles hormonales, los circuitos que dependen de los estrógenos se reducen, provocando una disminución gradual de la memoria.

Mujeres y hombres somos diferentes en nuestros procesos cerebrales y conocer su funcionamiento puede ayudarnos a entender estas diferencias y mejorar nuestra convivencia.


“El papel de las mujeres en el progreso de la civilización es mucho mayor que el del hombre, por lo que debería desarrollar sus aptitudes de acuerdo con su naturaleza, sin imitar a los hombres”.
Alexis Carrel (1873-1944) Biólogo y médico francés





Síguenos en twitter @sobremicerebro

Creado por: @CM_Cuellar @CM_Furio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada